miércoles, 6 de agosto de 2014

Revistas de historia: agosto de 2014




Una buena sombra en un día de calor es, sin lugar a dudas, el mejor lugar del mundo para leer. Estas son nuestras recomendaciones de este mes para los amantes del mundo clásico.

Historia National Geographic dedica su portada y uno de sus artículos más extensos al bimilenario del emperador Augusto. El contenido se centra en la legislación y las medidas reformadoras adoptadas por el primer emperador con el fin de restituir la moral tradicional –sometimiento femenino- e impulsar la natalidad. Desde el poeta Ovidio hasta sus propias hija y nieta sufrieron las consecuencias de estas leyes, destinadas a fracasar por, entre otros factores, la resistencia de la sociedad romana a aceptar que el nuevo poder omnímodo pretendiera incluso dominar su vida privada.

El oficio de mercenario fue una de las ocupaciones favoritas de los habitantes de la Grecia Clásica. Dado que el entrenamiento militar formaba parte de la educación de todos los ciudadanos, fuera cual fuera su polis, los escasos periodos de paz interna fueron aprovechados por muchos para alquilar sus servicios a quien quisiera pagarlos. Sus compañías se regían de forma bastante democrática, lo que no les impedía destacar por una disciplina en combate muy superior a la de cualquier otra fuerza.

La Anábasis de Jenofonte es una de las mejores descripciones de este tipo de vida. 

Y empalmando con este tema, la revista Clío, en su especial sobre biografías, dedica un artículo a los Diez Mil y su trabajosa retirada de oriente.

La portada y el tema central de la edición “normal” de esta publicación están dedicados a la corrupción política en la adjudicación de contratos y obras públicas. No, no hablamos de tipos con bigotes, trenes de alta velocidad ni subvenciones que desaparecen mágicamente; sino de Pericles y el Partenón. ¿Sorprendido? Si es que en todas partes han cocido y cuecen habas, y en mi casa, desde luego, a carretadas.


Disfrutar leyendo

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada