jueves, 21 de abril de 2016

Age of Gladiators




Si siempre envidiaste a Batiato, el empresario dueño de Espartaco, este juego te va a encantar. Aunque debes de tener cuidado, porque dirigir una “familia gladiatoria” no es un asunto fácil. Los gladiadores no son gente amable en su trato cotidiano.


“Age of Gladiators” es el primer juego de la empresa  Creative Storm Entertainment. Un proyecto independiente, que se presenta al mundo con este simulador salido en Febrero, que realmente se podría haber llamado Lanista Manager. Ya hablamos en su día del Quadriga, que te permite dirigir un equipo de carros y aurigas. Ahora es el momento de simular la otra gran pasión de los romanos: ver como se matan otros.

 Si conocéis algo sobre gladiadores, sabéis entonces que solían pertenecer, sobre todo en tiempos de la República, a un empresario privado, llamado lanista, que los compraba, entrenaba y alimentaba con el objetivo de alquilarlos a los patrocinadores de juegos, que solían ser candidatos y magistrados con dinero que pagaban muy bien por ofrecer los mejores gladiadores al público de su ciudad.

Empezamos en Útica 
  
 Por lo tanto, debes crear tu equipo de gladiadores, con sus entrenadores, médicos y ojeadores, sin olvidar herreros para arreglar las armas. Es mucho gasto, pero las ganancias compensan el esfuerzo.  
También hay que construir un buen alojamiento o “establo” para tus chicos, con mejoras en la calidad de la comida, el descanso y no olvidarse de una buena cárcel con guardianes... porque los gladiadores enfadados buscarán escaparse.


El año de comienzo es el 65 a.C. y el simulador te ofrece entre varias posibilidades de inicio, cada una con sus ventajas. Desde ser un ex gladiador con poco dinero que se busca la vida en el mundo que más conoce a ser a un rico negociante dispuesto a soltar pasta por simple gusto. Pero todos tienen el mismo objetivo: llegar a Roma con su “familia gladiatoria” y triunfar sobre los demás  lanistas.

Tus lanistas rivales

Antes habrá que pasar por varias ciudades del imperio, pelear con las familias de otros lanistas y sufrir muchas pérdidas en dinero y guerreros, porque el juego no es fácil, ni siquiera en su nivel más sencillo.
Cada gladiador tiene una personalidad (¡huid de los codiciosos!),  un nivel de experiencia, otro de moral, un arma preferida y diferentes calidades en varias habilidades: fuerza, resistencia, destreza, agilidad, inteligencia y salud. Aparte de esto, puede mejorar con habilidades especiales según avance en su carrera.

Un gladiador y sus estadísticas

Ganar fama y poner a tus mejores figuras en lo más alto del ranking local e imperial es lo que debes hacer para ir ascendiendo en el mundo de los lanistas y esperar que los cónsules te llamen a Roma.  Por el medio, deberás pelear en muchas arenas, cuidar a tus chicos o chicas guerreras (hay la opción de usar gladiatrices), mejorar el establo y montar un buen equipo de ayudantes.
Es bueno enviar a los gladiadores novatos a luchar primero contra fieras antes que contra otros gladiadores, para no estar continuamente enterrando tus compras.

El ojeador te presenta candidatos

 Pero claro, todo cuesta, y si no ganas dinero acabarás cayendo en manos de los prestamistas, que son unas arpías y quizá, desesperado, tengas que ejecutar a uno de tus gladiadores para quedarte con sus ahorros. El simulador te ofrece esa terrible opción, pero no esperes que los demás gladiadores se la tomen bien.

Historial de dos antiguos gladiadores

 A veces, te lo juegas todo a un gran combate a muerte entre tu campeón y el de otro lanista rival. Los combates se limitan a un texto, donde te van detallando de forma automática los golpes y hechos más relevantes, mientras ves como desciende la salud de los gladiadores hasta que uno llega a cero y entonces cae derrotado.
Resultado de un combate
 No puedes hacer nada durante el combate, aunque antes de la pelea puedes escoger que táctica usará tu gladiador: defensiva, normal o agresiva.
No hay grandes gráficos, aunque cumplen, ni tampoco animaciones, porque es un simulador de gestión, no un juego de combate. Lo que importa es cómo manejas tu equipo y preparas a los gladiadores para ese momento en que se juegan la vida. La mayoría de las veces acabarás dando a la tecla de resolver el combate sin querer esperar.

Resumen de un combate

 Hay la posibilidad de que los combates no sean a muerte desde el principio y que sea el público el que decida si el derrotado muere o no.  Pero, normalmente, el público no suele tener mucha piedad, a menos que tu gladiador tenga fama.

Lista de tus gladiadores

Por supuesto, puedes apostar dinero antes de cada combate, y también aceptar peticiones de gente privada, que te ofrece dinero por usar tus gladiadores en asuntos turbios. Cuidado con estos encargos, que pueden ser más peligrosos que los combates.
También puedes tratar con otros lanistas, ya sea para intercambiar gladiadores o comprar a sus mejores figuras si tienes dinero. Pero no te fíes de lo que te ofrecen, son unos tramposos.

Hablando con un rival

Al final, tras meses o años de carrera, acabas en el arroyo por una mala decisión o, si hay suerte, te ves disfrutando en la capital del imperio, ofreciendo gladiadores famosos al selecto público de Roma.  Así de volátil es la vida del lanista.

Solo un consejo: no compres a ningún gladiador que se llame Espartaco (no es coña, aparece)

Les dejamos con un video de una partida. Está en inglés, pero es lo de menos para ver el juego:





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada