martes, 24 de septiembre de 2013

Las élites de la Barcelona romana

Mención epigráfica de L. Licinio Secundo.
Durante todo el periodo altoimperial la colonia de Barcino formó parte de la provincia Tarraconense, mostrando un intenso vínculo económico, político y social con la capital provincial Tarraco. Estos lazos quedan patentes en la trayectoria de eminentes figuras locales como el liberto Lucio Licinio Secundo. A continuación publicamos un extracto del artículo "Barcino: enclave emergente de la Layetania", que saldrá publicado íntegramente en Stilus 11.

Aún siendo el siglo II, con la gens Minicia, la Licinia y la Pedania, la época dorada y más influyente de la élite local barcinonense, la epigrafía de los primeros representantes se remonta a época fundacional. Así, Cayo Coelio, duunviro quincenal, y Quinto Salvio, edil, duunviro y duunviro quincenal, fueron los primeros magistrados atestiguados en la epigrafía local.

Desde sus inicios, la ciudad ostentó el ius italicum, que otorgaba a sus ciudadanos derecho a la propiedad e inmunidad tribunicia (tributum soli) y capital (tributum capitis). Bajo este contexto jurídico sucesivas generaciones de la élite local, a semejanza de Tarraco o Roma, ascendieron en la carrera política municipal (cursus honorum).

El ordo decuriorum o senado local dominó la escena política, social y económica del territorio barcelonés. La posible situación del lugar donde se reunían el centenar de decuriones o senadores municipales, bajo el actual Consell de Cent, no ha desplazado ostensiblemente el centro político y administrativo de la urbe actual. Este espacio público de unas dos hectáreas fue el forum, que probablemente mostró todas las edificaciones edilicias habituales en estos espacios altoimperiales, a pesar de que solamente se conservan restos arqueológicos del templo augustal de la calle Paradís.

En el transcurso del siglo II y entrado el siglo III, momento de máximo esplendor socioeconómico de la Barcelona romana, la ostentación de magistraturas municipales acarreaba tal derrama económica que los mecanismos habituales de renovación o reelección de decuriones, ediles y duunviros dieron paso a nuevas fórmulas para ejercer la influencia política y económica en la colonia. La introducción de un patrón como protector de los intereses municipales y sus conciudadanos, constatados en Baetulo o Emporiae, podía haberse dado por aquella época en la creciente y dinámica Barcino. Lucio Minicio Natalis Quadronio Vero fue, probablemente, como lo fuera para los ciudadanos de Leptis Magna, patrón de la Barcelona romana.

Licinios
Oriunda de la península Itálica (IV-III a. C.), la gens Licinia, desde su desembarco en Hispania en el siglo I a. C., mostró una influencia importante en la ciudad y sus territorios circundantes. Precisamente, en el origen la colonia debe encontrarse la esencia de la riqueza, importancia y patrimonio de la gens Licinia. El sector vitivinícola layetano fue copado por miembros de la familia, que se extendió de forma importante por el territorio durante el siglo II d. C. a partir del fundus Licinianus, en las proximidades de Lliçà de Munt. Sus exponentes, tal y como demostraron la veintena de pedestales barcinonenses, fueron Lucio Licinio Sura y su liberto Lucio Licinio Secundo, oriundos ambos de Tarraco.

Pedanios
La gens Pedania (I-II d. C.) posiblemente estuviera emparentada con la importante familia senatorial de los Pedanios Salinator. En su mayor parte eran libertos o ciudadanos de la tribu Palatina con poca presencia en el resto de la península. En la costa layetana desarrollaron su actividad comercial en el sector vitivinícola, como la mayoría de familias influyentes de Barcino. Las inscripciones de la gens Pedania representan en la actualidad un 5% de las halladas en la ciudad. De estas, las erigidas a Lucio Pedanio Secundo Julio Pérsico y Lucio Pedanio Clemens Senior son las más significativas. En el yacimiento arqueológico de Veral de Vellmura, en la localidad vecina de Teià, afloró la finca (fundus) de los Pedanios Clemente.

Minicios
Los Minicios tuvieron en las proximidades del río Llobregat el fundus Minicianus, cerca de la actual población de Sant Joan Despí. Esta importante gens, que pudo estar relacionada con algunos Minicios de Tarraco, mostró una relación estrecha y segura con un senador betulense Quinto Licinio Silvano Graciano Quadronio Próculo. Sus miembros más destacados fueron Lucio Minicio Natalis, duunviro en la provincia proconsular de África, y Lucio Minicio Natalis Quadronio Vero, su hijo que, según una inscripción, llegó a ser cónsul en Roma (139 d. C.), procónsul en la provincia senatorial de África (142-144), propretor en Moesia Inferior (152-154) y vencedor en la 227.ª Olimpiada, en el año 129.

–––––––––––––
El próximo número de Stilus 11 recoge una información más detallada de los avatares de la Barcelona romana. El artículo del que forma parte el extracto publicado más arriba está firmado por Miguel Vázquez Santiago. Natural de Barcelona (1981), es biólogo y aficionado a la Historia Clásica, y en especial al mundo romano. Apasionado por la romanización de las provincias danubianas, es autor del artículo "Calzadas de Roma en Pannoniae: estructura e importancia de la red viaria panonia como núcleo vertebrador del comercio transdanubiano", publicado el año 2010 en la revista El Nuevo Miliario. Desde 2008, elabora con sus artículos el blog La Roma Clásica y, desde 2011, su incipiente prolongación inglesa About Ancient Rome.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada