jueves, 28 de febrero de 2013

Revistas de historia: marzo 2013



Las revistas de historia de este mes de marzo vienen especialmente interesantes para los amantes de Roma y el mundo clásico; será que intentan, inútilmente, competir con nuestra incomparable Stilus ;)



Empezamos, una vez más, por Historia National Geographic, la cual incluye en su último número tres excelentes artículos que, a buen seguro, no querréis perderos:

El primero nos cuenta la Historia de la reina Zenobia y su ciudad, Palmira; un sueño imperial entre dos gigantes: Roma y los sasánidas. Una impresionante ciudad y una extraordinaria historia muy bien narrada e ilustrada.

Los guerreros de Tebas y su breve época de esplendor bajo el liderazgo de Pelópidas y Epaminondas es el tema del que se ocupa el siguiente reportaje, que, más allá de interesadas leyendas, nos cuenta como eran los hombres que derrotaron a los invencibles espartanos y cómo fue su época; el periodo entre las Guerras del Peloponeso y la hegemonía de Macedonia.

“Encontré una ciudad de ladrillo y la dejo de mármol” presumía Octavio, y de esa gran labor constructora se ocupa, por último, H.N.G: de la inmensa transformación de la sucia oscura y provinciana Roma republicana en la gran capital del mundo soñada por el primer emperador.



Historia y Vida dedica su portada y sus páginas centrales aun tema que, afortunadamente, cada vez atrae más la atención de estudiosos y aficionados a la historia: la vida de las clases populares, de quienes no fueron conquistadores, ni gobernantes, ni tan siquiera sabios o poetas, pero sobre cuyos hombros siempre ha recaído el peso de todo el oropel de estados e imperios.

El pueblo de Roma, los simples ciudadanos, los esclavos, los inmigrantes… Los que no dieron su nombre a ningún teatro, ni circo, ni pórtico, ni baño, pero los construyeron todos y ocuparon sus gradas y estancias. Los que fabricaron y portaron las espadas, cascos, corazas y escudos; los que transportaron mercancías de un punto a otro del imperio, manejaron el arado, el torno, el telar; los que esperaban las largas colas en el Pórtico de Minucio para recibir su ración de trigo, los desahuciados por no poder pagar el alquiler, los que vendían su cuerpo en un burdel o en la arena ensangrentada del anfiteatro; los sometidos, los rebeldes, los bandidos; la mera infantería, los pobres diablos, los que, tantas veces, al volver la vista hacia arriba, hacia los poderosos, descubren que no se mojan por que caiga una tormenta: se les están meando encima.

E incidiendo en el mismo tema, por un poco más, podéis comprar con la revista “Los Olvidados de Roma” un ensayo de Robert C.Knapp.



Clío, para finalizar, nos recuerda aquel 24 de agosto del 79, en el que dos prósperas ciudades, Pompeya y Herculano, ignorantes de lo que el destino les deparaba, quedaron congeladas en el tiempo.



A disfrutar leyendo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada