viernes, 1 de junio de 2012

Revistas de historia: Historia National Geographic.


HNG no deja ningún mes de incluir buenos artículos de historia antigua y este último número no podía ser una excepción; el rey Midas, Tartessos, el Libro de los Muertos...

Sobre Roma tres reportajes y los tres francamente interesantes:

El primero, sobre el calzado de los romanos, no deberían perdérselo nuestros amigos reconstruccionistas, ¡existe un mundo fuera de las caligae!

Después tenemos que imaginarnos una escena; estamos en la mansión de un riquísimo banquero romano cerca de Pompeya, justo el día en que el Vesubio descarga todo su poder sobre la ciudad. Los dueños de 
la casa deciden huir, esconden cuidadosamente en una cisterna buena parte de sus tesoros, pensando en regresar a por ellos más tarde, y escapan. Pero alguien los ha visto y comprende que está ante la oportunidad de su vida, es ahora o nunca, rico para siempre o cadáver. Mientras el cielo se oscurece por la ceniza volcánica, salta dentro de la cisterna y coge un saco con  mil monedas de oro. Ya puede iniciar esa nueva vida de lujo; pero entonces ve las joyas en el suelo, gruesas cadenas de oro, grandes brazaletes... los va recogiendo, sujetándolos contra su pecho. De repente la luz deja de entrar por la boca del depósito y el aire se vuelve denso y ardiente, nuestro ladrón lucha inútilmente por respirar mientras sus pulmones se abrasan. Cae de rodillas, apoyándose en las manos, y su botín se desparrama por el suelo. Antes de sumergirse en la oscuridad para siempre, aún puede ver, alineadas frente a sus ojos, las piezas de una impresionante vajilla de plata.
Dos mil años después un rico terrateniente y político italiano encuentra la villa y su fabuloso tesoro. Dispuesto a obtener el máximo provecho, oculta su descubrimiento y decide sacarlo de Italia. Para ello utiliza una carrera ciclista en los Alpes; él y sus cómplices sobornan a los corredores y estos esconden en sus cantimploras y bolsas para el almuerzo las históricas joyas. Ya en Francia un rico banquero judío alemán le compra el lote completo por una fabulosa cantidad de dinero y lo regala al estado francés. Nuestro político italiano se hace multimillonario y se entrega a una vida de lujo, escándalo y dispendio, bruscamente interrumpida por un cáncer tan doloroso que no le deja otra salida que suicidarse con arsénico... Y la historia sigue. ¿No estamos ante un auténtico argumento de novela?

Nuestro amigo Juan Luis Posadas podría, sin duda, utilizarlo si algún día se decidiese a escribir ficción. Mientras tanto sigue siendo un excelente narrador de historia, como demuestra en su artículo sobre los últimos días de Nerón. No os lo perdáis. Lo más difícil para un gran artista, según dicen, es saber salir de escena.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada